¿Quieres un restaurante exitoso? Comienza por tu mentalidad – Fer.marketing

¿Quieres un restaurante exitoso? Comienza por tu mentalidad

Hoy no te hablaré de alguna estrategia para generar clientes, pero sí de algo más importante que se refleja en tu restaurante y la manera en que triunfa (o fracasa) épicamente.

Todo lo que haces y lo que no haces, tiene un impacto directo en los resultados que generará tu negocio.

  • Si no le paras bolas a tu cocina (pregúntale a tu vecino Venezolano qué significa esto), tus platos comenzarán a salir de manera incorrecta o la calidad no será constante.
  • Si descuidas la calidad de tus fotografías, o a la persona encargada de las mismas, esto impactará de alguna manera.
  • Y si descuidas lo más importante aparte de tus clientes: tu equipo de trabajo, tu negocio se va al carajo garantizado.

Mi recomendación

Asume que eres el único culpable de todo lo que pasa. No digo que te caigas a latigazos (al menos que eso sea lo tuyo), pero si la comida sale lenta, es tu culpa no tomar acción inmediata para resolverlo. Colocar la culpa en alguien más, como en los cocineros, es simplemente una forma de ignorar la realidad.

Al manejar un negocio, encuentro que asumir la culpa de todo funciona muy bien. Si eres capaz de apartar por completo tu ego y comienzas a pensar «soy el responsable de los resultados», tu cerebro comenzará a trabajar de manera distinta. Será como supervisarte a ti mismo, o regañarte, pero en vez de reaccionar de forma infantil, asumirás tu rol e irás directamente a aplicar los cambios necesarios, volviéndote cada día mejor, y dando así mucha satisfacción a tu supervisor, que eres tú mismo. No tengo que culpar al cocinero porque ese plato vegano salió con carne, ya que fui yo quien lo contrató y dio las instrucciones de lo que debía y no debía hacer. No debes pensar como jefe, sino como líder. Tienes que guiarlos y acabar con la jerarquía tradicional y anticuada. También tienes que motivar a tu equipo y demostrarles que siempre pueden ser mejores, porque seguramente lo son, solo que no han sido impulsados a sacar lo mejor de sí. Tampoco debes pensar en problemas, sino en soluciones. Hay personas que encuentran un problema en todo, y esto no es compatible con esto de ser tu propio jefe.

¿Cómo cambiar la mentalidad?

  • El por qué: cada día, debes recordar porqué te metiste en todo este lío y visualizar ese gran objetivo como fortaleza para dar lo mejor de ti. El café también ayuda.
  • El nuevo tú: debes asimilar que la persona que eres actualmente y la persona de mucho éxito en que aspiras convertirte, no son la misma y por ello tienes que matarte, y dar paso a ese nuevo , y ser acorde en tus acciones. Filosofía aparte, todo es mejor con desodorante y un buen corte de cabello.
  • Tu creación: probablemente pasas más tiempo atendiendo a tu negocio que a tu familia y amigos. Tu negocio es como un bebé, y debes cuidarlo de forma apropiada, sin esperar que alguien más le cambie los pañales. No digo que no delegues, digo que no descuides.
  • Tu héroe: cuando eras niño, seguro querías ser como alguien más cuando fueses grande. Aplicando esta lógica, explora los restaurantes y negocios que más admiras, y ve cómo puedes parecerte más a ellos. La idea no es que copies, sino que adaptes las mejores ideas a tu propio mundo.

Por último, el mayor secreto está en obsesionarte. ¿Alguna vez viste a una persona excesivamente enamorada, al borde de la locura? Razón tenía la chica cuando le dijo a Romeo «No, no es amor lo que tu sientes se llama obsesión«. Para cambiar tu mentalidad por completo, tienes que obsesionarte con tu negocio, de la misma forma que Romeo se obsesionó con la chica (solo que nadie te demandará por acoso).

¿Aún no pides tu cita para conversar y ver cómo te podemos ayudar con tu restaurante? Haz clic aquí.

Fer
 

Fer se especializa en CRO/Growth Hacking. Es estratega de marketing e ingeniero en información. Ha ayudado a cientos de empresas a automatizar y escalar sus campañas digitales.